Home El Hombre y la ambición

El hombre y la Ambición

E-mail Imprimir PDF

Cuando hablamos de la vida del hombre podemos mencionar muchas cualidades y habilidades, que como personas contamos desde el momento en que nacemos. Entre esas cualidades y habilidades encontramos la originalidad, creatividad, la confianza. Pero una de las más importantes para la realización como persona es la ambición.

Esta cualidad es la que impulsa a las personas a mejorar en todos los sentidos. Es lo que los incita a hacer las cosas que consideran imposibles o muy difíciles. Los obliga a arriesgarse por lo que quieren y por lo que consideran inalcanzable. En lo que respecta a esta cualidad se puede decir que puede ser considerada como buena y mala dependiendo del uso en el cual se utiliza. Cuando esta ambición es usada de manera indebida, podemos arruinar no solo nuestras vidas sino también la de las demás personas. El equilibrio y la sensatez en el uso de esta habilidad es la clave para una realización satisfactoria y correcta, de la vida humana y como consecuencia de la dignidad humana. 

Cuando nos enfocamos en el buen sentido de la palabra “ambición” nos referimos a las aspiraciones y deseos de mejorar. Esta definición nos da una perspectiva mas humana y digna de este término. Son los sueños de una persona combinados con el esfuerzo de llevarlos a cabo y hacerlos realidad. Las personas cuando no tiene una dirección o una visión clara de lo que quieren en la vida, tienden a desviarse y a perder la perspectiva. Como consecuencia encontramos a un hombre que perdió toda su integridad y muchas veces su dignidad humana, con la deshonestidad. Este mal uso de la ambición se define como el deseo de alcanzar mas riquezas y poder o fama. En la parte religiosa se puede considerar como un pecado pero en la vida social se le considera como una mala persona que perdió el sentido de la vida y se encuentra perdido en la búsqueda humana de la felicidad. Este factor es, la mayoría de las veces, la excusa por la cual las personas se confunden y piensan que siendo ambiciosos pueden llegar a tener la felicidad que el hombre busca toda su vida.

De acuerdo a una encuesta realizada en Estados Unidos en los últimos 20 años, se pidió a las personas que enumeraran los bienes materiales que consideraban mas importantes en su vida para ser felices, el resultado de esta encuesta dio a conocer que entre mas bienes materiales tiene la gente mas larga era la lista de los bienes. Esto nos da a entender que las personas consideran que la buena vida nunca esta en su alcance ya que siempre hay algo que les hace falta en sus vidas para poder ser felices. A esto también se le puede llamar ambición, ya que no importa cuanto tengan siempre querrán mas riquezas y poder.  Este deseo de ambición puede afectar nuestras vidas en diferentes maneras tanto positivas como negativas, un buen ejemplo de la ambición mal usada puede ser cuando mi tío viéndose con el constante deseo de ser mas delgado y bajar de peso en una manera fácil y rápida, se sometió a una operación en la cual le engrapaban la boca del estomago para comer en menor cantidad. En su deseo desenfrenado por alcanzar su sueño de ser delgado, se olvido de cuidar su salud en todos los aspectos y antepuso la ambición. Aun cuando los doctores expertos en esta material le recomendaron que no se sometiera a la cirugía ya que era nueva y no era muy confiable ni segura, mi tío cegado por el deseo de alcanzar su cometido no escuchó ni a los doctores ni a su propia familia que le pedía que se cuidara no sólo físicamente sino su dignidad e integridad. Esta falta de razonamiento dio lugar a la pérdida total de mi tío, no solo perdió su dignidad o integridad, perdió la vida por un capricho alimentado por la ambición. Esto nos ayuda a entender que todas personas tenemos esta cualidad, pero no todas sabemos encaminarla hacia un resultado bueno y prospero.

La ambición no siempre será llevada en una manera  digna y responsable, pero cuando esta cualidad es llevada con responsabilidad y con mesura las personas pueden llegar a ser muy felices porque se darán cuenta que por mas cosas materiales que tengan sino tienes a alguien con quien compartirlas y disfrutarlas nunca podrás alcanzar ese grado de felicidad tanto anhelado. Es por eso que la dignidad humana y la ambición tienen que ir mano a mano para poder hacer buen uso de nuestros deseos e impulsos y no salirnos del buen camino.

Bibliografía:

 

“La Ambición” Definición de ambición. Dandy Sánchez, Ángel. 28 de Enero del 2009.

<http://usuarios.lycos.es/sanandres/Textos/la_ambicion.htm>

 

“La Felicidad y la Ambición”  2- Ambición. 28 de Enero del 2009.

<http://www.trabajo.com.mx/la_felicidad_y_la_ambicion.htm>